miércoles, 28 de septiembre de 2011

LA EDUCACIÓN NO ES UN PRIVILEGIO, ES UN DERECHO.


Como sabréis tod@s el día 4 de julio, como se dice ahora que estas palabras están de moda, con nocturnidad y alegosía, el gobierno de la Comunidad de Madrid, aquel que comenzó gracias a unos sobornos, dio un paso más hacia su soñada privatización de los servicios públicos. Esperanza Aguirre y compañía también tienen sueños, no se los deneguemos: los ricos también lloran. Lloran porque no nos damos cuenta de nuestro egoísmo al no acatar sus privatizaciones: ellos deben ser de otra casta para tener lo que tienen: sus negocios y corruptelas. Sueñan con niños uniformados saliendo de sus colegios religiosos en los que debidamente aprenden la religión verdadera: la católica, que pudiera ser cualquier otra con tal de ganar más dinero. 
Yo soy dignamente uno de esos egoístas, será por envidia como ellos dicen, aunque todavía no he encontrado a qué tenerles envidia, el día que lo averigüe me cambiaré de acera ideológica, hasta entonces prefiero ser un perroflauta sin perro ni flauta, sólo con mis palabras (una de esas cosas vulgares que todavía no se pueden comprar), mis ideales y mi honradez.
Con estas medidas del día 4 de julio (fiesta nacional americana: será que a Lucía Figar le gustan mucho las hamburguesas y, ya de paso,  la educación privada estadounidense) más de 3000 profesores quedan en este curso sin poder ejercer la docencia; además, se suprimen las actividades extraescolares, las tutorías, las horas de compensatoria, en algunos casos los profesores de guardia de biblioteca y se eleva más aún el ratio de las clases. Esto reduce drásticamente la calidad de la enseñanza pública y por eso es pura demagogia y manipulación el hecho de decir que los profesores son unos vagos que no aguantan trabajar dos horas más.
La repetida justificación de estas medidas es la diosa crisis a la que tanto aluden y que tendrán que ponerla una estatua o dedicarla una calle porque les ha servido a este tipo de dirigentes de excusa; pero no vale como excusa por muchos motivos: primero, porque el pueblo llano no debe pagar una crisis económica, una crisis del capitalismo que los mismos gobernantes, banqueros y grandes empresarios crearon y no los maestros; segundo, una crisis de estas características se ha reproducido más en España por el déficit educativo existente que no importaba con tal de encontrar trabajo de peón en alguna construcción de un magnífico hotel costero, por ello, esta excusa es insostenible en tanto en cuanto es necesario desarrollar una economía basada en la economía; tercero, no es excusa la economía cuando se ha gastado más del doble en financiar la JMJ (actividad católica en un país supuestamente aconfesional) y la educación privada.
Resulta muy triste la impotencia cuando ves este tipo de medidas de la gente que nos manda, que nos maneja como a títeres en su juego empresarial. Estoy seguro que en algún lugar de sus subconscientes podrán comprender que, por lo menos el pueblo llano, somos humanos, personas y, como tal, necesitamos ser tratados con humanidad: sin insultos de ''vagos'' o ''golpistas'' como ha hecho la señora Aguirre a los profesores y al movimiento 15M; sin vejaciones de medidas de este tipo que tan sólo repercuten en una mayor desigualdad social persiguiendo el sueño de dejar a la mayoría en zapatillas y sin poder echar garbanzos en el cocido. Mientras Esperanza Aguirre se encarga de privatizar la educación madrileña el gobierno central se encargó el pasado año de privatizar la universidad con la Estrategia Universidad 2015: eso es lo que pretenden acabar con la capacidad crítica, siendo ya escasa, de los ciudadanos para poder andar a sus anchas y repartirse los 'botines' como plazca.
Las próximas huelgas del 4, 5 y 6 de octubre están totalmente justificadas: el único camino es la lucha; como se suele decir en las manifestaciones estudiantiles: ''estudiante si no lucha, nadie te escucha''. Debemos reclamar lo que es nuestro, lo que es de todos y no de unos pocos; debemos no dejarnos manipular por palabras baratas. Por todo ello, invito a todos los que componéis esta nuestra sociedad gritar y exigir en la calles y, especialmente, en la manifestación del día 6 a las 19h en Atocha.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada